El financiamiento y la movilización de recursos es uno de los ejes transversales en los paneles de la PreCOP25, realizada en Costa Rica del 08 al 10 de octubre

No es posible erradicar la pobreza sin afrontar los efectos del cambio climático, es necesario que la acción climática promovida a escala internacional se alinee con las políticas de desarrollo sostenible de los países y se busque la complementariedad necesaria entre la financiación climática y los objetivos de desarrollo. Ambas agendas son complementarias, no competidoras.

En este contexto de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y el Ministerio de medio Ambiente y energía de Costa Rica (MINAE) organizaron el pasado 09 de octubre, un evento paralelo (side event) denominado: Financiación climática y objetivos de desarrollo: buscando la complementariedad necesaria.

El evento fue moderado por Andrea Meza, Directora de Cambio Climático de Costa Rica, siendo José Antonio Alonso, Catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Complutense de Madrid el encargado de realizar la ponencia introductoria.

Las réplicas y comentarios estuvieron a cargo de Teresa Ribera, Ministra de Transición Ecológica de España, Javier Manzanares, Director Ejecutivo Adjunto del Fondo Verde del Clima, Pilar Garrido, Ministra de Economía y Planificación Económica de Costa Rica y Rebeca Grynspan Secretaria General Iberoamericana (SEGIB).

Se trataron aspectos tales como la imposibilidad de una política climática socialmente sostenible si no se incorpora una dosis de justicia en la distribución de los esfuerzos y de la compensación por los daños asociados al cambio climático, así como que las políticas de desarrollo incluidas las políticas sociales, han de diseñarse de modo que anticipen e integren los efectos del cambio climático.

Así mismo se resaltó la importancia de generar capacidades para pensar el desarrollo de forma diferente. Además de la necesidad de generar sinergias y la importancia del reforzamiento institucional y la necesidad de elaborar métricas eficaces en materia de vulnerabilidad, ya que esto nos permitiría a agregar dimensiones para dar paso a las políticas públicas y a la manera de cómo nos acercamos a definir los instrumentos financieros y las prioridades. Esto ayudará a crear un diseño de política pública a la medida en tres dimensiones: generar crecimiento, distribuir la riqueza mejor y atender poblaciones particulares.

Por otra parte, se trató sobre el liderazgo y la visión de futuro a largo plazo para poder dirigir el proceso de complementariedad entre la financiación climática y los objetivos de desarrollo. La sostenibilidad no solo es ambiental, sino también es democrática por eso es tan importante unir la agenda climática con la de desarrollo. No hay sostenibilidad democrática si no hay inclusión.

Finalmente se hizo referencia al proceso de desarrollo como un proceso abierto al aprendizaje, así como para la suma de esfuerzos. La lucha contra el cambio climático soporta costes, inversión de recursos, voluntad política, pero también espacios para la innovación, para la generación de renta y empleo.

Del 8 al 10 de octubre se llevó a cabo en Costa Rica la PreCOP25, reunión preparatoria a la Conferencia de las Partes (COP) de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático de diciembre próximo en Chile.