Primera Evaluación del Programa “ARAUCLIMA”

  • Periodo evaluado: 2015-2021.

  • Receptores: Países de la región América Latina y el Caribe. 31 intervenciones por un monto total de 4,9M€.

  • Contrata: Oficina Técnica de Cooperación de Costa Rica (Unidad Técnica del Programa ARAUCLIMA).

Figura 1: Líneas de acción del Programa ARAUCLIMA. Fuente: Oficina Técnica de Cooperación de Costa Rica.

El Programa ARAUCLIMA se concibe como un marco de referencia para dotar de coherencia a las intervenciones de la Cooperación Española en materia de Medio Ambiente y Cambio Climático en América Latina y el Caribe, poniendo en valor la experiencia acumulada durante más de 30 años.

Presentado el 10 de diciembre de 2014 en la COP20 de Lima, el programa está orientado a alcanzar unos objetivos más allá de los meramente climáticos, enfocándose en el cumplimiento de mandatos propios de una agencia de desarrollo.

En los últimos años, ARAUCLIMA ha superado una visión exclusivamente de financiación de proyectos, o de iniciativas muy concretas, para concentrarse en acciones regionales que contribuyan a fortalecer las capacidades de los países y de la región en sus esfuerzos de implementación de las Contribuciones Nacionalmente Determinadas (NDC) y de cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Después de seis años de ejecución, se plantea una evaluación de los resultados e impactos alcanzados para incorporar recomendaciones en una visión renovada y actualizada del programa.

Recomendaciones:

ARAUCLIMA debe dotarse de:
  • Planificación estratégica y operativa, con capacidad para orientar la cooperación y adecuar los procedimientos de manera sistematizada.
  • Marco claro en cuanto a funciones, responsabilidades y procesos de toma de decisiones, entre la Unidad Técnica del programa, el resto de Unidades de Cooperación en el Exterior y las Direcciones de Cooperación de AECID implicadas.
  • Marco presupuestario estable, de acuerdo con la envergadura que se pretende respecto a un programa regional y en el marco de la lucha contra el cambio climático.
  • Intervenciones más ambiciosas, tanto en términos de presupuesto como de duración, para conseguir un impacto real en la lucha contra el cambio climático.
  • Evaluaciones periódicas, con especial atención a los procesos y resultados, para reorientar, en su caso, la acción.
  • Bolsa de especialistas para cada línea de acción, con capacidad para abordar las demandas de los países, que garantice la generación y trasmisión del conocimiento.
  • Comunicación eficaz y adaptada a los nuevos soportes, que fortalezca la visibilidad de los resultados mediante indicadores que puedan transmitir de forma clara el impacto.
  • Articulación con las Team Europe Initiatives, aunando esfuerzos en el marco de la cooperación delegada.

Conclusiones:

  • ARAUCLIMA ha sido una experiencia innovadora en cuanto a la acción regional de la AECID. Tanto por la tipología de intervenciones como de agentes involucrados, los proyectos han supuesto una colaboración entre países para afrontar problemas compartidos.
  • El programa es coherente con las estrategias planteadas a nivel internacional, regional y nacional. La identificación de intervenciones se ha realizado desde el diálogo con los socios, respondiendo a las inquietudes de los Gobiernos de la región al priorizar la adaptación al cambio climático.
  • El programa ha fortalecido los enfoques transversales de género y diversidad cultural, contribuyendo al empoderamiento de las mujeres y de los pueblos indígenas, y a la inclusión de otros colectivos vulnerables.
  • La complementariedad con otras acciones y la conexión con otros instrumentos de financiación han sido limitadas, lo que ha dificultado el establecimiento sinergias.
  • La escasa dotación presupuestaria y de recursos humanos ha constituido un obstáculo para su visión regional y su capacidad para promover la articulación de actores, la sistematización de resultados y la divulgación de conocimiento.
  • La Cooperación Española cuenta con una importante experiencia para impulsar un instrumento contundente en materia de cambio climático, al disponer de diferentes instrumentos de cooperación bilateral y multilateral en este ámbito.